Invitación

“En el ’80, un día iba caminando por Corrientes, me encontré con una amiga y me propuso ir a cantar a un bolichito que estaba en Córdoba y Esmeralda. El boliche se llamaba 858 y ahí nos reuníamos para tocar hasta la madrugada. No cobrábamos un mango, pero cantábamos, que era lo importante. Al tiempo, y cuando el dueño de 858 ya nos había echado, fui a Tramps para saludar a Marilina Ross y ella me invitó a cantar. Como al dueño le gustó mucho, me habló para que tocara todos los viernes. Allí estuve seis meses y paralelamente me contrataron para hacer shows en otros boliches.”
(Celeste Carballo, revista Pelo, 1983)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s