Marilina habla de “Más que un sueño”

maria06En 1982 con Soles comenzó una escalada notable. Sus shows eran seguidos por mucha gente y sus discos iban a apareciendo uno tras otro. Pero en 1993 la máquina se paró y desde ahí poco se supo de Marilina Ross. Alguna participación esporádica en TV o en cine la mostraban, pero tuvo que esperar hasta el 2000 para volver a disfrutar lo que es tener un trabajo en las bateas. Más que un sueño la vuelve a ubicar dentro de la cartelera de los músicos locales y por eso decidió que el regreso tenía que ser de la mano de temas muy conocidos y de otros nuevos. Por este disco desfilan títulos como Soles, Quereme… tengo frío, Escaleras mecánicas, Casi sin querer, Honrar la vida, Como mis padres y Puerto Pollensa y desprenderá más de un recuerdo en el argentino que ya pasó la barrera de los treinta. Sobre este trabajo, sobre su actualidad y algunas otras cosas, Marilina Ross dialogó con Los Andes.
-¿Por qué Más que un sueño?
-Porque hacía mucho tiempo que tenía ganas de hacer este trabajo. Juntar temas clásicos con nuevos, invitados y todos esos detalles soñados. Me hablaron de la compañía, les conté mi idea y me dijeron que le diera para adelante. Fue una respuesta que no me esperaba. Y empecé a llamar a la gente que quería que estuviese presente. Cuando terminé el disco y lo escuché con todos los arreglos me di cuenta que era más que un sueño.
-¿Armaste la lista de invitados con la convicción de que ibas a tener un gran trabajo?
-En realidad, armar toda la lista me llevó tres meses de trabajo, contactos y llamadas telefónicas. No fue para nada fácil después juntarlos, coincidir horarios, grabar y todo eso. Por ejemplo, a Víctor Manuel lo tuvimos que rastrear vía e-mail, mandarle la canción, explicarle que la idea era que un asturiano cantara una canción sobre otro asturiano. Si bien costó bastante encontrarme con todos los que yo quería, al final se pudo dar. Fue fantástico.
-Pregunto por los demás: ¿Alberto Cortez?
-Con él me une una larga amistad y una admiración muy grande. Además, se me ocurrió darle ese tema porque Se puede es una especie de amuleto de la suerte. Cada vez que algo falla canto un poquito de este tema y las cosas se van arreglando… Tiene como un poder mágico… Cuando me enteré del problema de salud de Alberto le quise entregar esta canción para que lo ayudara.
-¿Norma Aleandro?
-Somos amigas de toda la vida. Aliados del alma es una canción que habla de eso, de los amigos de toda la vida, no podía dejar de pensar en ella para que estuviera presente.
Puerto Pollensa es totalmente distinto al original…
-Cuando lo compuse, estaba enloquecida con un grupo flamenco que se llama Lole y Manuel. Un poco inspirada en una canción de ellos, salió Puerto Pollensa. Siempre tuve la idea de hacerlo en rumba; inclusive la cadencia armónica es similar a la de muchos ritmos flamencos. Ahora que podía soñar, dije que este es el momento. Le pedí a Joaquín Sabina que me acompañara, me dijo que sí pero después desapareció…
-Sigo con las canciones y los invitados. Elogiás a Silvina Garré
-Cuando se enteró que estaba con este proyecto, ella me pidió hacer Quereme… tengo frío. Como el tema habla en primera persona decidí que lo cantara ella y yo le hago un corito detrás. Realmente se notó que le gustaba mucho este tema.
-También está Alejandro Lerner.
-Yo quería compartir con él Escaleras mecánicas. Es una persona a la que admiro muchísimo y me parece un tipo fantástico. Es un gran compositor. Me dio una gran mano.
-¿Te costó mucho elegir los temas clásicos que aparecen acá?
-No, porque esos son precisamente los temas que la gente siempre ha pedido. Se ve que son los más queridos. Lo que sí me costó fue hacerlos de otra manera, es decir cambiar el arreglo, como por ejemplo el de Mis hijos naturales.
-Donde canta nada menos que María Elena Walsh…
-Ahí me pregunté: ¿qué mujer no ha tenido hijos cómo para que pueda decir esa letra? Pensé en María Elena, que ha hecho muchísimo por todos nosotros. Me pareció una patriada invitarla a participar del disco, pero me jugué. La fui a ver a la casa, le llevé la idea, el demo con el nuevo arreglo y le gustó tanto que ahí no más me preguntó cuándo grabábamos. Al final, como siempre, nos terminó sorprendiendo.
-¿Por qué no grabaste más discos en tu carrera?
-Hubo un momento en el que decidí no grabar más. Me cansó y me gastó todo aquello que rodea al disco, la grabación, su comercialización… Hubo un momento en que me pregunté si valía la pena hacerse tanto problema. Por eso, después de un tiempo largo apareció esta idea y me pareció copada, porque podía retomar algunos temas clásicos desde otra óptica y también poner varios temas nuevos.
-¿Tenés ganas de estar en gira?
-Hay muchas ganas y ya está pensado, pero lo estamos analizando muy bien porque la situación está bastante difícil. Hay que sacar muchos números y analizar bien qué es lo que podemos hacer.
-¿Qué estás haciendo a nivel actoral?
-He filmado dos películas en lo que va del año. Una se llama Manekenk y allí hice de una india de Tierra del Fuego. Y la otra es El fuego y el soñador, de Oskar Aizpeolea y es donde me propusieron cantar Soñar y nada más, ese vals tan hermoso de Ivo Pelay y Francisco Canaro.
-¿Y la TV?
-Por ahí surgen invitaciones para tiras, para unitarios, para programas… Pero soy difícil para la elección. Algo vendrá.

(Reportaje de Walter Gazzo en el diario mendocino Los Andes, 23/11/2000)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s