“Eungenio” Salvador Dalí

Versión de Marilina Ross de la canción de José María Cano, grabada en su disco Conectándome (EMI, 1989).

Dalí se desdibuja,
tirita su burbuja
al descontar latidos.

Dalí se decolora
porque esta lavadora
no distingue tejidos,
él se da cuenta

y asustado, se lamenta:
los genios no deben morir.

Son más de ochenta
los que curvan su osamenta,
Eugenio Salvador Dalí.

Bigote rocococo,
de donde acaba el genio
adonde empieza el loco.
Mirada deslumbrada,
de donde acaba el genio
adonde empieza el hada.

En tu cabeza se comprime
la belleza como si fuese
una olla express,
es el vapor que va
saliendo por la pesa
mágica luz en Cadaques.

Si te reencarnas en cosa
hazlo en lápiz o en pincel,
y Gala de piel sedosa
que lo haga en lienzo o en papel.
Si te reencarnas en carne
vuelve a reencarnarte en ti
que andamos justos de genios,
Eugenio Salvador Dalí.

Realista y surrealista
con luz de impresionista
y trazo impresionante,
delirio colorista,
colirio y oculista
de ojos delirantes.
En tu paleta mezclas
místicos ascetas
con bayonetas y con tetas,
y en tu cerebro Gala, Dios y las pesetas,
buen catalán anacoreta.

Escuchar la versión de Mecano aquí
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s