Un lugar, un sueño

Recital brindado por Marilina Ross junto a Sandra Mihanovich en el teatro Maipo, de Buenos Aires, en diciembre de 2001. El título juega con el de los discos Todo tiene un lugar (2000), de Mihanovich, y Más que un sueño (2000), de Ross.

Piano y teclados: Walter Nebreda. Bajo: Juan Losoviz. Batería: Oscar Giunta. Puesta y operación de sonido:  Osvaldo Mahler.  Textos y puesta en escena: Marilina Ross.  Producción: Lino Patalano.

“El encuentro entre la actriz-cantautora que es un símbolo de la convulsión setentista y la cantante-actriz cuya voz remite directamente a ese limbo entre la descomposición de la dictadura militar y el camino a la democracia, tiene visos de autohomenaje. Aunque si se tiene en cuenta la baja dosis de solemnidad en juego, el show parece más bien un llamado de atención de dos artistas cuya imagen pública está corrida de sintonía. Todos saben perfectamente quién es Sandra Mihanovich y todos conocen a Marilina Ross pero no está tan claro de que está hecho el presente de cada una (…) En los días que corren, más de uno habrá preferido sentir el efecto de 18 años atrás, cuando lo que venía era seguro mejor.” (‘Un emotivo operativo retorno’, Fernando Garci,  diario Clarín, 12/12/2001)

“En medio del repaso se percibirá la imaginación de Marilina, que ha diseñado una puesta escénica con variadas atmósferas. La primera es una especie de reportaje de Marilina a Sandra donde cuentan, con cierto cándido humor, el paso de sus gargantas por el universo de la canción. La segunda -que demuestra la generosidad de Marilina para con su partenaire durante el espectáculo- será el video con una vieja publicidad de un cigarrillo grabada por Sandra (…) Marilina siempre asumiendo una segunda voz, bastante musical en su hoy más asentado que nunca registro de contralto. También exhibirán buen gusto en los tramos protagónicos, y una impecable afinación. Marilina prefiere el gesto medido y la expresión mesurada en el canto, sin exhibir su voz en su estilo de corto fiato.”  (‘Marilina y Sandra, con euforia’, René Vargas Lera, diario La Nación, 8/12/2001)

“Centrado en el histrionismo de Marilina Ross y la capacidad vocal y la espontaneidad de Sandra Mihanovich, el show que las reúne por primera vez está salpicado de anécdotas personales teatralizadas, y bastante humor (…) (el público) se encuentra con algunas sorpresas. A saber: una Mihanovich hablando como una nena de cinco años que hasta se pasea por el escenario en monopatín; una Ross vestida de cubana con postizos en las caderas y bailando al ritmo de los tambores y hasta un sketch final donde ambas terminan disfrazadas con boas, collares y pelucas para entonar el tema ‘Una mujer'”. (‘Dúo de amigas gusta a sus fans’, Carolina Liponetzky, Ambito Financiero, 11/12/2001)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s