Piedra libre

Película dirigida por Leopoldo Torre Nilsson entre octubre y diciembre de 1975.

Producción: MBC Producciones  S.A. Libro: Beatriz Guido, L. T. Nilsson y Rodolfo Mórtola, basada en el cuento homónimo de B. Guido. Fotografía: Aníbal Di Salvo. Escenografía: Miguel Angel Lumaldo. Montaje:  Gerardo Rinaldi. Vestuario: Leonor Puga Sabaté. Música: Roberto Lar (incluye fragmentos de Tristán e Isolda, de Wagner, y La pasión según San Mateo, de Bach, y dos canciones sin título con letra de L. Torre Nilsson y música de Marilina Ross, interpretadas por ella misma). Exteriores en Mar del Plata, Necochea y San Fernando (pcia. de Bs. As.). Prohib/p/men/18 años.

Con Marilina Ross, Juan José Camero, Luisina Brando, Mecha Ortiz, Enrique Alonso, Francisco de Paula, Adriana Parets, Jorge Petraglia, Walter Soubrié, Flora Steinberg, Jorge Povarché, Mario Nervi, Jorge Bonino, Inés Murray, Lilian Riera, Cecilia Cenci, Evangelina Massoni.

Prohibida por el Ente de Calificación Cinematográfica en abril de 1976, por “ataques contra la familia, la religión, la moral y las distintas clases sociales, la tradición y otros valores básicos de nuestro sistema de vida, por el espíritu perverso y negativo que campea en toda la película, por su temática absurda y las variadas situaciones inauditas”. Después de una presentación judicial, se estrenó el 16/9/76 en los cines Gran Rex, Callao y 41 simultáneos.

Parábola sobre la represión, los miedos y la codicia, a partir de la historia de la hija de una humilde pareja de actores que, al quedar húerfana, va a vivir a una estancia poblada de misterios.

Premio al Mejor Director en el Festival Cinematográfico Internacional de Taormina (Italia), 1976.

“Tanto Luisina Brando como Marilina Ross logran una fuerte identificación con sus personajes” (‘El clima mágico de un film de Torre Nilsson’, La Nación, 1976)

Marilina Ross logra momentos notables” (‘Un universo obsesivo expresado con notable calidad artística’, Agustín Mahieu en La Opinión, 1976)

Marilina Ross aporta toda su magia y encanto (que no son pocos) pero no parece del todo cómoda en la mutación a que se ve sometida. Siempre será más convincente como criatura frágil y desvalida (por momentos, nos trae a la memoria a la patética Edna Purviance de los films de Chaplin) que como cínica beneficiaria de una espuria situación de privilegio económico-social.” (‘Film malévolo donde sobran fantasmas’, Rómulo Berruti en Clarín, 1976)

“Pasajes como los de la noche de bodas, la muerte de la anciana dama que capitanea a la familia, la parodia a las óperas y las zarzuelas o la evocación audiovisual del pasado, erigen a esta novedad de nuestro cine en una estupenda manifestación de arte y de inteligencia (…) Sobresaliente interpretación de Marilina Ross“. (‘Torre Nilsson y su lúcida inteligencia’, La Razón, 1976)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s