Archivos de la categoría ‘Canciones’

h1

Soy tu idea

28/06/2012

Canción que Marilina Ross compuso a pedido del conductor y periodista Juan Alberto Badía (1947/2012) para su programa Una buena idea, grabada en su disco De amor y de locuras (1993).

Ey! aquí estoy
dando vueltas en tu cabeza
igual que una abeja
zumbando en tu oído,
vivo, vivo.

Y aquí estoy
no podrás ignorarme, ni atarme,
ni amordazarme y menos matarme,
vivo, vivo.

Puedo ser un poema,
puedo ser un buen tema
de conversación.
Puedo ser melodía, puedo ser compañía
en tus días sin sol.
Puedo ser lo que quieras,
lo que te permita tu imaginación,
porque soy tu creación,
soy tu idea, tu idea.

Ey! no me dejes aquí
Ey!, Ey!, Ey!, necesito salir
me mandaron nacer en tu mente
pero es sólo un puente,
tu mente es un puente.

Puedo ser un delirio
o el final de aquel libro que no te gustó,
puedo ser lo que quieras
lo que te permita tu imaginación.

Terminala vos.

h1

Dios ha muerto

23/06/2012

Versión en castellano de Marilina Ross del tema Dio è morto de Francisco Guccini, que interpretó junto a Sandra Mihanovich en su espectáculo Tiempo de encrucijada (2002).

He visto a tanta gente de mi edad que se está yendo por calles que no llevan a ninguna parte, detrás de un vuelo que conduce a la locura buscando algo que jamás encontrarán. Huyendo de la realidad, gastando noches que en el vino se han borrado, dentro de cuartos con pastillas transformados. Por nubes de humo escaparán de un mundo loco de ciudad. En medio de la soledad  nuestra cansada humanidad.

Es Dios que ha muerto durmiendo en las veredas. Dios ha muerto comiendo en la basura. Dios ha muerto en dólares y bancos. Dios ha muerto…

Me han dicho que mi generación vencida ya no cree. Que, enmascarado tras la fe, algo se esconde. Como en el mito de la Patria y de los héroes. ¿Habrá llegado ya el momento de gritar que todo es una falsedad? La fe está hecha de costumbres y de miedos. Y la política ahora es sólo una carrera en donde todo tiene un precio. La vida es lo que menos vale. La dignidad es un paquete que no contiene nada adentro.

Es Dios que ha muerto en campos de exterminio. Dios ha muerto con desparecidos. Dios ha muerto en pueblos sometidos. Dios ha muerto…

En cambio, siento que tu generación está pariendo un mundo nuevo, una esperanza no abortada. Un cambio de conciencia habrá que desde adentro crecerá. Y nadie lo podrá evitar porque después de los tres días…

Resucita… En cuanto estás creyendo resucita. En lo que más queremos resucita. En el mundo que haremos Dios resucita…

Escuchar la versión original de Francesco Guccini aquí

Escuchar la versión de Ornella Vanoni aquí

h1

“Eungenio” Salvador Dalí

09/06/2012

Versión de Marilina Ross de la canción de José María Cano, grabada en su disco Conectándome (EMI, 1989).

Dalí se desdibuja,
tirita su burbuja
al descontar latidos.

Dalí se decolora
porque esta lavadora
no distingue tejidos,
él se da cuenta

y asustado, se lamenta:
los genios no deben morir.

Son más de ochenta
los que curvan su osamenta,
Eugenio Salvador Dalí.

Bigote rocococo,
de donde acaba el genio
adonde empieza el loco.
Mirada deslumbrada,
de donde acaba el genio
adonde empieza el hada.

En tu cabeza se comprime
la belleza como si fuese
una olla express,
es el vapor que va
saliendo por la pesa
mágica luz en Cadaques.

Si te reencarnas en cosa
hazlo en lápiz o en pincel,
y Gala de piel sedosa
que lo haga en lienzo o en papel.
Si te reencarnas en carne
vuelve a reencarnarte en ti
que andamos justos de genios,
Eugenio Salvador Dalí.

Realista y surrealista
con luz de impresionista
y trazo impresionante,
delirio colorista,
colirio y oculista
de ojos delirantes.
En tu paleta mezclas
místicos ascetas
con bayonetas y con tetas,
y en tu cerebro Gala, Dios y las pesetas,
buen catalán anacoreta.

Escuchar la versión de Mecano aquí
h1

Con todo el amor que puedo

22/05/2012

Versión en castellano de Marilina Ross de la canción de Claudio Baglioni y Antonio Coggio Con tutto l’amore che posso, grabada en su disco Latiendo (1990).

Mirando el río que fluía lento, lento,
teñido por aquel atardecer tan rojo,
fuimos gritando nuestros nombres contra el viento
“Me amas en serio… ¿o no?”

Después bailamos ese vals tan delirante,
entre tus muecas y mis saltos de gigante,
nos encontramos en un beso de repente.

Esto es muy bello para que sea cierto,
demasiado bello, demasiado bello…

¡Amor mío!
¿Cómo cambiaste tanto el aire que respiro?
¿Cómo logras meterte en cada pensamiento?
Por Dios, júrame que existís, que no es un sueño.

¡Amor mío!
¿Qué es lo que te hace diferente de la gente?
Frente a vos, que sos para mí tan importante,
todo el amor que puedo se vuelve impotente.

Después de haber pintado el cielo de poesía
compramos pan recién salido y nació el día,
nos vio durmiendo junto a la orilla del río
con las manos unidas…

Escuchar la versión original de Claudio Baglioni aquí

h1

Pasaje de ida

27/04/2012

Canción de Marilina Ross y Cristina Banegas grabada por Marilina en su disco Soles (1982, CBS)

Después de tanto andar queriendo siempre volver, volver,
volver a los lugares que más quiero.
La casa de mi infancia, el compinche de los juegos,
y aquella bicicleta para llegar al cielo.

Y en cada estación el miedo a seguir,
saber que crecer es ir, es ir, es ir

Después de tantos trenes y barreras
buscando la ciudad para vivir,
encontré la mirada que me hubiera hecho feliz
y conocí el pueblito donde quisiera morir.

Y en cada estación el miedo a seguir,
saber que crecer es ir, es ir, es ir

Después de atravesar tantas fronteras,
algunas hacia el sol y otras al frío,
gané y perdí mi tiempo, mi dolor y algún amigo,
y todo siguió viaje siempre adentro mío.

Después de tantas cartas y regresos,
cargando las valijas y los sueños,
mi corazón de viaje quiere andar sin equipaje
Sacar sólo en la vida pasaje de ida.

¡Vamos todavía, María!

h1

Jesús, querido hermano

04/04/2012

Versión en castellano de Marilina Ross de la canción de Claudio Baglioni, grabada en su disco A mis queridos seres (1983).

Jesús, querido hermano,
te venden en medallitas
en nuevos circos romanos
o detrás de presidentes
o te visten de jeans con fusil,
o usan tu nombre para matar gente

Jesús, querido hermano mío,
¿Qué te ha pasado?
Te sujetaron fuerte a una cruz
y después te olvidaron,
y como vos eras tan bueno
te dijeron
“seguí en el cielo”
“inmortal es tu vida”
“te adoramos señor” !

¡Cuánto habrás llorado solo,
solo!
pero te hemos esperado

Y te hemos buscado
y te hemos seguido
y te hemos creído
y te encontramos,
te encontramos… 
en los ojos del que espera,
en la sonrisa del loco,
en las arrugas de un anciano,
y en el dolor del que está solo.

En los tumbos del borracho,
en dos cuerpos que se juntan,
en las manitas de quien nace,
y en las rodillas de quien reza,
en las canciones populares
y hasta en el hambre de quien tiene hambre

Y fue como si hubiéramos vuelto a ver
luego de mil años,
fue como descubrir en este espeso bosque
el sendero perdido, el sendero perdido…
fue como cuando la lluvia
de repente en verano retorna a la tierra,
fue como un día de paz
primer de día de paz terminada la guerra,
fue como cuando está oscuro
y se enciende la luz
y se enciende la luz.
Jesús, querido hermano reencontrado
quédate aquí para siempre
que cantamos juntos,
que cantamos juntos
la gloria de estar vivos.
Que cantamos tus inmensas palabras:
ama a tu prójimo como a ti mismo.

Escuchar la versión de Claudio Baglioni aquí

h1

Balada para un loco

24/03/2012

Canción de Horacio Ferrer y Astor Piazzolla grabada por Marilina Ross en su disco De amor y de locuras (1993).

Las tardecitas de Buenos Aires tiene ese que sé yo ¿viste?
Salgo de casa por Arenales, lo de siempre en la calle y en mí,
cuando de repente, detrás de ese árbol, se aparece él,
mezcla rara de penúltimo linyera y de primer polizonte en el viaje a Venus.
Medio melón en la cabeza, las rayas de la camisa pintadas en la piel,
dos medias suelas clavadas en los pies y una banderita de taxi libre en cada mano.
Parece que sólo yo lo veo, porque él pasa entre la gente y los maniquíes me guiñan,
los semáforos me dan tres luces celestes y las naranjas del frutero de la esquina me tiran azahares,
y así medio bailando, medio volando, se saca el melón,
me saluda, me regala una banderita y me dice adiós.
Ya sé que estoy piantao, piantao, piantao,
no ves que va la luna rodando por Callao
y un coro de astronautas y niños con un vals me baila alrededor…
Ya sé que estoy piantao, piantao, piantao,
yo miro a Buenos Aires del nido de un gorrión;
y a vos te vi tan triste; vení, volá,
sentí el loco berretín que tengo para vos.
Loco, loco, loco, cuando anochezca en tu porteña soledad,
por la ribera de tu sábana vendré con un poema
y un trombón a desvelar el corazón.
Loco, loco, loco, como un acróbata demente
saltaré sobre el abismo de tu escote hasta sentir
que enloquecí tu corazón de libertad, ya vas a ver.
Y así el loco me convida a andar en su ilusión súper-sport,
y vamos a correr por las cornisas con una golondrina por motor.
De Vieytes nos aplauden, viva!, viva!… los locos que inventaron el amor;
y un ángel y un soldado y una niña nos dan un valsecito bailador.
Nos sale a saludar la gente linda y loco pero tuyo, que sé yo, loco mío,
provoca campanarios con su risa y al fin, me mira y canta a media voz:
Quereme así, piantao, piantao, piantao…
trepate a esta ternura de loco que hay en mí,
ponete esta peluca de alondra y volá, volá conmigo ya,
vení, quereme así piantao, piantao, piantao,
abrite los amores que vamos a intentar la trágica locura total de revivir,
vení, volá, vení…lala…lala…

h1

Ojos de ciervo

06/03/2012

Canción de Marilina Ross y Sergio Pérez incluída en el disco Más que un sueño (2000).

Ojos de ciervo asustado
huyendo de mi mirada
que, obsesiva, no lograba
desconectar de tu cara.
Ojos profundos de ciervo
que a escondidas me miraban
y, al descubrirse observados,
huían en desbandada.No sabrán cómo los busqué
por pasillos y salones
detrás de anteojos de sol,
de nieve, de desamores.
No sabrán que los encontré
en el sueño de esta noche
sobre una sonrisa abierta
sin miedo ni cazadores.

Ojos, cansados mis ojos,
por tantas lluvias pasadas
se encendieron de repente
al descubrir tu mirada.
Y aunque nunca más se vieron
agradezco la esperanza
que volvió a nacer en mí,
iluminandome el alma.

Ojos profundos de ciervo…
los recordaré mañana.